• Inicio
  • Nacionales
  • INTEGRANTES DEL DIRECTORIO DE TIEMPO NUEVO: “Acá el cliente siempre termina hablando con alguno de los dueños de la empresa”
Nacionales

INTEGRANTES DEL DIRECTORIO DE TIEMPO NUEVO: “Acá el cliente siempre termina hablando con alguno de los dueños de la empresa”


18.08.2019
INTEGRANTES DEL DIRECTORIO DE TIEMPO NUEVO: “Acá el cliente siempre termina hablando con alguno de los dueños  de la empresa”

> Pablo Bagot, Sebastián Sciuto y Pablo Otero

La empresa Tiempo Nuevo comenzó sus actividades en el año 1992. Desde sus inicios, se especializó en el transporte internacional específico con Argentina.

El primer vehículo de la empresa fue un FIAT 619; por aquellos años un camión con zorra que podía cargar 24 pallet era totalmente competitivo.

Sus fundadores Miguel Marrano, Héctor Otero, Carlos Sciuto y Rodolfo Bagot contaban con amplia experiencia en el transporte, eso fue fundamental para crecer rápidamente y convertirse en pocos años en una de las empresas referentes del transporte internacional con Argentina.

El habitual papeleo pasó a ser digitalizado, los camiones con zorra prácticamente quedaron afuera de ese mercado y varias crisis del vecino país golpearon; sin embargo Tiempo Nuevo continúa fiel a sus inicios y mantiene el transporte con Argentina y el trato personalizado con sus clientes.

Las instalaciones de la empresa se encuentran estratégicamente ubicadas en Camino del Andaluz y la ruta Perimetral, a minutos de Zonamérica y las salidas hacia Ruta 5 y 1.

Actualmente la empresa está bajo el mando de la segunda generación, y Transporte Carretero dialogó con tres integrantes del directorio: Pablo Otero, Pablo Bagot y Sebastián Sciuto.

¿Cuál es el diferencial de Tiempo Nuevo?
La atención personalizada donde el trato es directo y acá siempre el cliente termina hablando y siendo atendido por alguno de los dueños de la empresa.

Otro punto importante es el cumplimiento de los servicios, a la cartera de clientes de Tiempo Nuevo se le cumple al máximo, no queremos agarrar más de lo que podemos cumplir, la idea es seguir renovando la flota y aumentar la capacidad de carga de nuestros vehículos para dar un buen servicio.

La tendencia a bajar costos en el transporte, entre otras cosas, ha llevado a varias empresas a cerrar sus oficinas en el extranjero y a manejarse a través de representantes. Este no es el caso de Tiempo Nuevo ya que mantenemos la oficina en Buenos Aires que además es atendida por uno de los socios para contar con la misma atención personalizada que brindamos en nuestro país.

¿Hay más competencia actualmente?
Si bien hay más empresas de ambos países en competencia, a nosotros en la actualidad no nos impacta de forma directa ya que mantenemos nuestros clientes.

Las grandes empresas crecieron en cantidad de camiones y ante la falta de trabajo comenzaron a hacer el transporte internacional con Argentina en otros camiones de diversos rubros.

Con las grandes empresas competimos con el servicio personalizado, aquí los clientes hablan con los dueños.

Para competir con esos camiones que comenzaron en el servicio internacional se destaca la experiencia que tenemos, desde el año 1992 nos dedicamos exclusivamente al transporte con Argentina.

Tenemos choferes de muchos años en la empresa que conocen todos los pasos, conocen los cruces de frontera, los trámites y los puntos de carga en Argentina.

¿Cómo repercute en su empresa la crisis de Argentina y qué tipo de mercadería tiene más demanda?
La repercusión se nota mucho más en la exportación que en la importación. En cuanto a la exportación, llevamos algún producto terminado pero en su mayoría, materia prima.

En cuanto a la importación es más variado, hay una diversidad impresionante, se trae a nuestro país desde envases, hasta cargas peligrosas, medicamentos, alimentos, prendas de vestir y hay un importante incremento en materiales de construcción.

¿Qué cambios significativos en la empresa se podrían destacar?
La empresa tuvo un cambio importante en su estructura de clientes; hace algunos años se dedicaba a tres o cuatro clientes grandes y por distintas razones hoy se dedica a mayor cantidad de clientes de otro porte, ahí ganamos en atención más personalizada.

Crecimos en las cargas consolidadas y en contar con un mayor espectro de clientes, donde ninguno te llena la flota lo que te hacía desatender a otros; ahora cumplimos con todos y eso nos dio mayor estabilidad.

¿Qué planes tiene la empresa para los próximos años?
Vamos a seguir renovando unidades con equipos que nos permitan transportar el máximo posible permitido.

Como tenemos gran demanda de carga consolidada y han aumentado las exigencias de los tiempos de cumplimiento, ya que las empresas no trabajan con stock, para una próxima etapa vamos a construir un depósito de mercadería para almacenar los productos de aquellos clientes que lo necesiten.